La Semana Santa de Sevilla

En España la semana Santa se celebra en la mayoría de las poblaciones y ciudades de Andalucía; y específicamente en la ciudad de Sevilla, esta fiesta es una de las más grandes llevadas a cabo año con año, así como la Feria de Abril que toma lugar tan sólo dos semanas después.

La fecha precisa del festejo de la Semana Santa acontece en la semana que precede al Sábado Santo y el Domingo de Pascua. Y en Sevilla se llevan a cabo procesiones en las que una gran cantidad de carros alegóricos llamados “pasos” pasean por las calles de la ciudad, estos carros son conducidos por grupos de personas llamados “costaleros” y detrás de este grupo, en procesión, se desplazan otros grupos de personas llamados “nazarenos”. Una gran cantidad de los carros alegóricos portan obras de arte religioso que datan de fechas tan lejanas como del siglo XVII y cada una de ellas muestra una porción de la historia de la semana Santa.

Se trata de un evento muy popular que es observado a lo largo y ancho de la ciudad por cientos de personas que se acumulan en las calles esperando presenciar la procesión. A cada procesión le puede tomar varias horas completar su recorrido, desde el momento en el que deja su parroquia hasta el momento en el que regresa, tras haber trazado rutas específicas en la ciudad.

Cabe destacar que ser un costalero es un verdadero honor que puede acontecer tan sólo una vez en la vida de una persona. La pasión es tan grande que en los años 2004 y 2005, las fuertes lluvias de la temporada causaron que se cancelaran muchas procesiones y pudo observarse a muchas personas adultas llorando en las calles al saber que nunca volverían a tener la oportunidad de ser costaleros.

Los carros alegóricos pueden llegar a pesar hasta 2 toneladas y se requiere de hasta 40 costaleros para poderlos transportar durante un periodo de aproximadamente ocho horas; y por ello que la mayoría de los costaleros son hombres.

Las procesiones en cada día de la Semana Santa tienen notables diferencias entre sí, las procesiones del Viernes Santo, las cuales representan la crucifixión de Cristo, suelen ser sombrías a diferencia del jolgorio que se hace evidente en las procesiones del Domingo Santo en el que se celebra la resurrección de Cristo.

Visitantes de todos los rincones de España y de diversas partes del mundo se dan cita en Sevilla para las celebraciones de la Semana Santa. Esta festividad trasciende un evento religioso y se convierte en un momento idóneo para permanecer en la ciudad y disfrutar de todo lo que ella ofrece. Es muy importante hacer reservaciones en los hoteles con mucha anticipación ya que todos los lugares suelen agotarse desde meses antes de que acontezca esta grandiosa festividad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *